El ayuntamiento y la cofradia de la Fuensanta arreglan el reloj y el campanillo de la iglesia, averiados desde hace 20 años

El ayuntamiento y la cofradía de la Virgen de la Fuensanta han reparado el reloj y su campanillo tras 20 años sin funcionar correctamente.
Ayer jueves 14 de mayo el reloj de la torre volvía a moverse junto a su campanillo situado en el tejado del campanario. Este llevaba sin funcionar correctamente cerca de 20 años ya que giraban las manillas pero no correspondían y solo sonaban las campanas a las 12 del medio día y media noche. Comprobado que el sistema estaba averiado y obsoleto se ha cambiado el mecanismo por completo y este se ha conectado vía satélite con la hora que podemos ver en las televisiones o en el teléfono móvil, para en el caso de que se fuera la electricidad el reloj marcase la hora de nuevo automáticamente una vez restablecida. A su vez se ha arreglado la campana que daba las horas -es la situada en lo alto del tejado-, también averiada. En esta se ha tenido que colocar un martillo nuevo, pese a tener los dos antiguos inservibles. Ahora esta campana con un timbre más suave que el resto suena cada 30 minutos. Dos veces para dar la hora en punto - una vez con la hora exacta y otra pasados dos minutos, exceptuando las doce del medio día que además suena una melodía a las 12:05h con la campanilla situada encima del reloj-. Y una vez cuando la aguja llega a la media hora. Este nuevo sistema de golpeo de horas comienza a las 8h y termina a las 23h para no molestar en el descanso de los vecinos más cercanos. También en las próximas horas se va ha colocar la iluminación del reloj para que sea visible por la noche. Para costear el arreglo el ayuntamiento ha proporcionado 1.500 € y la cofradia de la Virgen de la Fuensanta 814€ haciendo un total de 2.314 €

Lo más leido este mes

Dos accidentes durante el puente en la carretera de La Adrada

Retiran la polemica caseta del puente del Tiétar, en La Iglesuela

Esta noche Iglesuela se juega el 1º puesto en el pueblo más bonito de CLM 2017

Los "Zambomberos de La Iglesuela del Tiétar".

La Iglesuela se proclama el décimo pueblo más bonito de Castilla La Mancha 2017