Los Quintos recuperan la tradición de los Jumbarraches

Foto cedida por Jesús Garcia Trípode
Por fin este año soy quinto y he intentado revivir la tradición de los Jumbarraches -como quería desde pequeñito-  para que todos los niños pudieran sentir la emoción que yo tuve el privilegio de vivir y que tengan un grato recuerdo en el futuro. Mis amigos y quintos: Chaparro, Carlos, Chuchi, Líder, Luisito y Miguel, hicimos lo imposible para que recuperar la tradición que llevaba unos de seis años sin celebrarse y más de quince sin celebrarla los quintos, la tarde del sábado 19 de enero...


Foto cedida por Jesús Garcia Trípode

Foto cedida por Gema Garcia

Foto cedida por Isa Nieto
Ya desde la semana anterior los quintos que residimos en el pueblo empezamos a comentar a los vecinos sobre la recuperación de la tradición y les pedimos pieles, sacos y demás vestimenta. A todos ellos quiero darlos las gracias de nuevo por el apoyo y la ayuda que hemos recibido. Por fin llegó el fin de semana y nos llevamos la gran decepción de que las condiciones atmosféricas eran muy malas -Fuerte viento, lluvia y frió- por la mañana. Llegada las cuatro de la tarde empezó a escampar un poco y aprovechamos a vestirnos en la nave multiusos, que nos la cedió, el Alcalde -antiguo Jumbarrache- Allí pudimos vestirnos los siete Jumbarraches, que sobre las cinco de la tarde salíamos rumbo a la plaza. Conseguimos asustar a los más pequeños por las calles he incluso entramos en la celebración de dos cumpleaños. Uno de ellos estaba presenciado por niños y más de uno se llevo un pequeño berrinche. El segundo cumpleaños lo conformaban personas adultas, muchos de ellos visitantes, que no sabían de esta tradición. Se sacaron fotos con todos nosotros y quedaron encantados con el pueblo, también muy amables nos invitaron a un refresco para que recuperáramos fuerzas. Nada más salir de hay, una madre nos abrió la puerta de su casa para que sus hijos conocieran a los temidos Jumbarraches y tras asustarles un poquit, nos llegó la información de que, los jóvenes que llevábamos persiguiendo toda la tarde estaban cerca. Conseguimos cogerlos y como castigo de hacernos correr durante toda la tarde, todos ellos -entre catorce y veinte años- fueron lanzados al famoso charco de las ocas y a cubos de la basura. Entrada ya la noche sobre las 19:20 h mientras nos dirigíamos a cambiarnos ocurrió el hecho más significante, un vehículo de la Guardia Civil irrumpió dándonos el alto tanto a Jumbarraches como a otros jóvenes. Tuvimos que permanecer con la manos fuera de los bolsillos y donde fueran visibles, uno tras uno fuimos registrados y obligados a entregar nuestros datos personales. Los agentes nos dijeron que la irrupción se hizo para evitar el gamberrismo, que esta ocurriendo en otros pueblos cercanos y en caso de ello tenernos fichados. "Yo no soy un criminal, soy un joven que quiere revivir las tradiciones perdidas de mi pueblo", les dijo un Jumbarrache, pero a ellos les pareció dar igual. Más tarde izo aparición los padres de uno de nosotros y el alcalde, quienes nos defendieron ante esta vergonzosa situación, que nos realizaron a los jóvenes que estamos intentando recuperar tradiciones. Los quintos nos sentimos disgustados e indignados ante este hecho, y por este motivo los quintos hemos generado una desconfianza ante las futuras tradiciones que intentaremos revivir, como la iluminaria del día dos de febrero.

Lo más leido este mes

Dos accidentes durante el puente en la carretera de La Adrada

Retiran la polemica caseta del puente del Tiétar, en La Iglesuela

Esta noche Iglesuela se juega el 1º puesto en el pueblo más bonito de CLM 2017

Los "Zambomberos de La Iglesuela del Tiétar".

Varios convenios para el "enlucido" de la fachada de la iglesia